miércoles, 16 de noviembre de 2016

La Nada es muy diferente a nada.

Me molesta profundamente
que periodistas aprendices
llamen deliberadamente
 amorales a los nihilistas
y materialistas a los inmorales.
Presumo de ser:
Ateo, materialista y nihilista
y sin embargo me considero
profundamente vitalista.
Se puede creer
que la meta es la Nada
y practicar
una ética muy estricta.
Lo que para algunos
es Espíritu, 
algo parecido a la magia,
para mí es Energía,
que sigue siendo materia
aunque no sea masa.
(Los conceptos varían
según, desde donde,
y quién los mira.)

No hay comentarios: