martes, 21 de febrero de 2017

TRES HISTORIAS PARA UNA FOTO





1)(narrativa)
Cuando en un periódico local, leyó el anuncio de un internado, gratis, para niños pobres, acudió
 a la cita y allí se encontró con 13 muchachos más jóvenes que ella; el de la cita(un caradura, disfrazado de niño, poseía un caserón en ruinas) de todos los que se presentaron solo se quedó con 5; todos eran huérfanos, unos llegaron solos  y otros con sus familiares.
Los niños iban a estar un año alimentados, con un techo para dormir y recibir alguna educación para trabajar, pero a cambio, tendrían que realizar pequeños trabajos diferentes, según su fuerza e inteligencia...
Pronto comprobaron que serían miserablemente explotados, rápidamente el dueño les ordenó quitarse sus limpias ropas y vestirse con unos harapos mugrientos. Después de unas instrucciones muy concretas, por las mañanas temprano se distribuían por las plazas más concurridas, en puestos pre-establecidos para pedir limosna, allí estaban hasta media tarde.
Al recogerlos tenían que entregar hasta el último centavo de las míseras limosnas, aprendieron, rápidamente, todas las triquiñuelas de supervivencia de un mundo tan hostil, que al cabo de un año, de los 5 niños, la mayor, ella, estaba  en la cárcel, los dos siguientes muertos y de los dos más pequeños que los dejó, en la sacristía de la parroquia, de un cura que conocía, dos horas antes de que la arrestaran, no sabía nada de ellos.
.......................................
..................................
2)(DRAMÁTICA)
EL MONÓLOGO DE MARÍA
(la mayor de los 5 )
(El escenario es la celda de una cárcel de mujeres)
MARÍA.-(hablando sola)
Tengo que pedir la revisión del juicio... se cometieron un montón de irregularidades... Es verdad que yo lo maté, pero fue en defensa propia; cada día que pasaba nos trataba con mayor crueldad, nos explotaba miserablemente. Se lo debo a los peques, me encariñé con ellos y me convertí en su 2ª madre, que no les pase lo que a los otros dos desgraciados...Tengo que rebajar la pena y al salir recogerlos del hospicio que seguramente estarán... o mejor, tendré que averiguar algo de ellos, sin comprometerlos...
diré que quiero confesarme con el cura de mi parroquia (que será donde los dejé) y cuando venga me enteraré de lo que les pasó.
......................................
..................................
3)(POÉTICA)
¡POBRES CORDEROS!
Llegaron muy contentos
y cantando
a las puertas del internado,
pero pronto aprendieron
que la hazaña de cualquier día
era llegar a la noche 
con el menor número de heridas.
Se creían protegidos por la suerte
por seguir vivos
jugando tan cerca con
la muerte.
Pronto comprobaron
que si todavía no habían
sido devorados
era porque las alimañas
estaban esperando
que dejaran de
estar tan delgados.
...............................................
......................
(el lector que quiera puede seguirlos...)


No hay comentarios: