domingo, 7 de mayo de 2017

EL COLECCIONISTA DE COCHES DE ALEPO

(A todos se nos pusieron los pelos de punta, cuando ayer, en la NAU de la Universidad de Valencia, la corresponsal del País en el Líbano y el autor de la anterior fotografía, nos contaron historias de los que se quedan al horror de la guerra)
Dicen
que cuando el dolor
es tan intenso
y comienza a ser insoportable,
el cuerpo,
ya no lo aguanta
y como recurso,
va y se desmaya. 
De la misma forma
escuchar música
o leer poesía
es el espejismo droga
que por unos instantes,
 te hace tocar cielo,
en un mundo paralelo,
aguantando,
otro día más
en el infierno.

No hay comentarios: