jueves, 11 de octubre de 2018

CITAS ENCADENADAS PARA SUSURRAR

En ese lugar que yo me sé...
Para escapar:
Del ruido triste que solloza
(esa espada romántica que piensa)
...y de la certeza
(esa sombra de delito)
mi soledad se puso alas;
ya pájaro de la pampa,
que no conoce la historia del fuego,
con el clamor urgente
del canto de la espiga,
voló a ese lugar de Vallejo
donde no arriban ni los sellos.
Al descubrir
las ternuras reprimidas
en el vientre de una lágrima,
por el otoño de sus ramas
los silencios se quedaron
mar adentro.
Y antes de que
 todo se convirtiera en ceniza
abrió sus manos
invitando a los pájaros.
Solo soy un músico extranjero
dentro de mi cuerpo
ejecutando acordes sin sentido.
Pero como la nada es interminable
cuando se apoya en los enfermos
termina el vuelo
detrás del precipicio
donde pliegos del desierto
disimulan sepultura
en tinieblas de lo etéreo.
En ese lugar que yo me sé...